La retracción de encías tiene remedio.


En las fases tempranas de la enfermedad de la encía (gingivitis), se manifiesta por un enrojecimiento e hinchazón del borde, que sangran fácilmente. En esta etapa el proceso es reversible y puede ser tratado exitosamente por su dentista. Si no es tratada a tiempo la enfermedad progresa a periodontitis; puede destruir el hueso y los tejidos blandos, dónde se sustentan sus dientes. En las fases avanzadas de la periodontitis, los dientes pueden tener movilidad y perderse fácilmente. De hecho, la periodontitis es el culpable del 70% de las pérdidas de los dientes en adultos de más de 40 años.
Las buenas noticias son que estas condiciones de la encía pueden prevenirse o detenerse con los hábitos de higiene dental diarios.

La retracción de la encía se previene utilizando un cepillo dental suave. El cepillado debe abarcar de dos a tres piezas dentales por vez y se debe hacer una presión suave contra el diente y la encía. Evite el cepillo de dientes duro y no realice una presión excesiva para mejorar su higiene. Esto es un factor importante de la retracción de la encía.

Si sus encías se han retraído, a veces es posible por medio de una cirugía volver a cubrir la superficie de raíz. También es común que cuando la retracción gingival sucede, esta está acompañada de sensibilidad a los estímulos fríos o calientes por la exposición al medio bucal de la superficie de la raíz. Su dentista puede aplicar sustancias para disminuir dicha sensibilidad a los cambios térmicos.

Recuerde, que cepillando sus dientes y usando hilo dental diariamente, más la visitas periódicas a su dentista, los adultos pueden esperar que sus dientes naturales permanezcan saludables durante toda su vida.

Información extraída: http://guia.mercadolibre.com.mx/retraccion-encias-causas-y-evitarlo-54027-VGP