Sítomas de la muela del juicio.

Las muelas del juicio son el tercer molar, también llamado cordal, que suele aparecer a las edades entre 17 y 25 años, aunque pueden aparecer a edades más tempranas o mucho más adelante. Se llaman muelas del juicio dado que a la edad en que aparecen se supone que la persona tiene un juicio más desarrollado y completo que cuando aparece el resto de la dentición definitiva. Existen cuatro muelas cordales, una por cada cuadrante bucal, y se sitúan en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca. Las muelas del juicio suelen afectar a otros dientes al desarrollarse, empujándolos o saliendo "torcidas". Cuando esto ocurre se suelen extraer. Los humanos estamos perdiendo estas muelas poco a poco, por lo que hay algunas personas que no llegan a desarrollarlas de manera congénita.
Los síntomas son dolor grave y/o agudo, infecciones de repetición, caries en los segundos molares por mala higiene, etc o se encuentra algún signo radiológico patológico como algún quiste o erosión de raíces de otras piezas.
Las infecciones en la zona donde se ubica la muela del juicio pueden producir dolores en garganta u oído. Haciéndonos creer que igual tenemos anginas o infección de oídos.
Para saber exactamente si las molestias son por la muela del juicio lo mejor es ir al dentista. Con una rápida radiografía averiará como tienes la muela y si la produce ella.
También te dirá si es aconsejable quitarla o no.