Los piercings.


Muchos jóvenes y no tan jóvenes se hacen piercings en la lengua, labios o carrillos... Pero no hay que olvidar que se trata de un objeto metálico, extraño para nuestro cuerpo y que pueden provocar problemas como infecciones bucales. Las infecciones bucales producidas por los piercings son verdaderamente problemáticas porque en la lengua la cantidad de vasos sanguíneos es superior a la de otras partes del cuerpo , pudiendo dañar más cantidad de nuestro cuerpo con una simple infección.
Por otra parte, el elemento metálico que suele utilizarse como piercing se mueve a modo de jugueteo, ya sea consciente o inconscientemente. Repetir estos movimiento durante mucho tiempo puede llegar a quebrar los dientes, a deformarlos, incluso a separarlos.
Por tanto, además de prducir infecciones a causa de alergias, ineficacia en la limpiecia bucal a causa de la forma del piercing, hay que sumarle las infecciones provocada por dientes dañados. Esmaltes desgastados que favorecen una dolorosa infección de muelas.
En fin, la estética de cada uno es personal, pero esta bien saber lo que puede suceder cuando nos ponemos un piercing.

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...