Periodontitis y autoestima

En esta entrada vamos a dejar de lado los aspectos más técnicos de la enfermedad periodontal para centrarnos más en el plano humano... en el lado emocional de la periodontitis y cómo nos afecta psicológicamente.

Cuando notamos que un diente se mueve, que las encías nos sangran, cuando sentimos dolor, debilidad y sensibilidad de los dientes,  es cuando acudimos al dentista... mientras tanto no nos hemos preocupado mucho, aunque en el fondo sabíamos que algo malo teníamos. Entonces, el dentista nos dice: -Tienes periodontitis, como no te cuides, te vas a quedar sin dientes.

En ese momento se para el mundo, sobre todo si eres joven. No es lo mismo que esto te lo digan a los 24 años que a los 54 años. Los dientes, una señal de buena salud, una característica de belleza, juventud y buena imagen ahora son un motivo de tristeza, desesperación y de una bajada de autoestima... A la cabeza nos viene la imagen de nosotros mismos sin dientes, como las de la típica imagen del hombre mellado del que todos nos hemos reído alguna vez.

Nunca vas a llegar hasta aquí... te lo aseguro.
En serio, esta idea es impactante y hace que muchos se derrumben, no hay que avergonzarse de ello. Pero tampoco hay que dejarse llevar por el pánico o el fatalismo. En el peor de los casos siempre pueden poner un implante que será tan fuerte (o incluso más) y tan estético como un diente natural. En el mejor de los casos y si todo sale bien, podrás detener la periodontitis y no te traerá más molestias. No harás que desaparezca pero, manteniendo una buena limpieza y constante y, con visitas frecuentes al dentista, podrás seguir luciendo una dentadura correcta durante muchos años.

Un par de consejos:

1º- Infórmate,  averigua qué es la periodontitis, cómo es la mejor forma de tratarla, que alimentos son buenos, y que alimentos son malos, que tratamientos hay, etc... hazte un experto y verás que no es tan malo como te imaginabas. Piensa que a lo desconocido uno le teme más.

2º- Sobre todo al principio, si tienes que llorar, pues llora. Si tienes la necesidad de desahogarte, puedes contárselo a un buen amigo o familiar o incluso a un psicólogo. Te vendrá bien.

Por último, si sabes que tienes periodontitis, mantente sereno, busca ayuda de un buen odontólogo o dentista y no te pongas nervioso, verás como todo tiene solución.... te lo digo por experiencia.

Ánimo!!!

Encía sana - gingivitis - periodontitis.

El paso de una encía sana a otra dañada con la Periodontitis, y los problemas que produce esta enfermedad, es un proceso más o menos lento pero que debemos tener en cuenta y fijarnos para tomar las medidas adecuadas de protección.


Encías sanas.

Las encías sanas, tienen un color rosado pálido y no deben sangrar. Está adherida al diente que se encuentra firmemento anclado al hueso de la mandíbula superior e inferior.


Gingivitis.

La primera etapa de las enfermedades de las encías es la gingivitis, cuyos principales síntomas so  la inflamación y el sangrado de estas.


  1. Inflamación y enrojecimiento de la encía.
  2. Sangrado de la encía.
  3. Y sobre todo, este proceso es REVERSIBLE.


Controlar la progresión de la gingivitis es muy importante para evitar su evolución hacia periodontitis, infección profunda de las encías, que se caracteriza por la progresiva pérdida de las estructuras que sujetan el diente, y puede provocar la pérdida de piezas dentales.

Periodontitis.


  1. Progresión de una gingivitis mal tratada.
  2. Provoca la pérdida del diente.
  3. Afecta a la salud general.
  4. Y aunque se puede ralentizar, es IRREVERSIBLE.
¿Te gustaría saber cual es el tratamiento para la periodontitis?

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...