CHICLES PARA LAS CARIES.

Los anunciantes de chicles ya sabían esto y lo han explotado en sus spots publicitarios para vender más y más chicles. Los chicles, siempre que sean sin azúcar, ayudan a combatir las bacterias que producen las caries y el sarro de varias formas diferentes a la vez:

Primeramente, al masticar chicles nuestro cuerpo produce mayor cantidad de saliva. La saliva es un antibacteriano natural que ayuda a regular el Ph de la boca y combate los ácidos producidos por las bacterias al metabolizar los carbohidratos que se quedan alojados entre los dientes después de las comidas.
Estos ácidos destruyen el esmalte dentario.
Además, tiene una capacidad remineralizante que recubrirá y fortalecerá el esmalte dental.

Además, los chicles sin azúcar  tienen un producto llamado Xilitol que combate el mal aliento y el sangrado de las encías. Tampoco sirve como "alimento" para las bacterias que producen las caries.

Por otra parte, el chicle junto con la saliva sirve como material de arrastre de alimentos que puedan haber quedado entre los dientes. Por supuesto, no sirve como sustituto de un buen cepillado y el uso de la seda dental, pero siempre podemos comer un chicle si nos encontramos en algún lugar que no podemos cepillarnos los dientes después de comer algo.

Hace pocos años que se están fabricando chicles especiales para eliminar las bacterias causantes de las caries y del mal aliento. En algunos se consigue mediante productos "bios" que regulan el Ph y en otros se consigue añadiendo una bacteria "buena" que se alimenta de las bacterias que originan las enfermedades bucodentales.

Por todo eso, es recomendable comer un chicle después de aquellas comidas en las que no podemos cepillarnos los dientes.

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...