ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.


Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el proceso desechan elementos ácidos que corroen el diente. Probablemente, la bacteria (o mejor dicho el grupo de bacterias) que más daño produce y que encontramos con mayor frecuencia y número en nuestras caries sea la streptococcus mutans. 

Pues bien, estudios y pruebas realizadas por científicos irlandeses ha comprobado que el mejor ingrediente para terminar con estas bacterias y por tanto para terminar con las caries, es el aceite de coco. 

Los mismos científicos aconsejan que para una boca sana, debería añadirse a la pasta de dientes este ingrediente. Hacer pasta de dientes de coco. Pero si no la encontramos, siempre podremos preparala nosotros de forma casera o aprovecharla de forma directa sin preparación alguna:

Una opción sería añadir un chorrito de aceite de coco en la pasta de dientes siempre antes de limpiar nuestros dientes.

Podemos hacer enjuagues con el aceite de coco diluído con agua después de cada cepillado. Al 50% de concentración.

Hay que añadir, que el aceite de coco, no solo elimina las bacterias más peligrosas de nuestra cabidad bucal. También combate ciertos hongos como la Candida Albicans, que puede erosionar y menguar la salud de la boca.

AZUCAR, CARBOHIDRATOS Y CARIES.



La incidencia del azúcar en la aparición de las caries es bien sabido por todos. No obstante, en la última década, el consumo de azúcar se ha mantenido estable mientras el número de caries se ha reducido. Esto se debe, según los expertos, a una mayor conciencia de salud dental. La higiene dentaria (cepillarse los dientes, colutorios, seda dental, etc) ha hecho su efecto y, ahora podemos decir, que gracias a esta el efecto del azúcar se ha reducido notablemente. No obstante, otros factores como la disminución del tabaquismo y una alimentación cada vez más saludable, también ayudan a evitar y combatir la aparición de caries.

¿Cómo actual el azúcar?

Muchos de alimentos que tomamos tienen azúcar, algunos alimentos son salados pero también llevan azúcar. Normalmente, el azucar tiende a adherirse a los dientes. Si muerdes un caramelo (por ejemplo) verás que este se queda pegado en los dientes. A medida que más tiempo se queden en los dientes, mayor será la producción de ácidos y, cuando sucede esto, los restos de azúcar adheridos sirven de alimento para las bacterias alojadas en la boca. Cuando estas bacterias metabolizan el azúcar, segregan un compuesto ácido que corroe el esmalte del diente y que con el tiempo llega a provocar caries.

¿Pasa lo mismo con hidratos de carbono de cadena larga (almidón)?

Alimentos como el arroz, como el pan o como las pastas, puede que en principio no nos parezcan dulces, pero si los mantenemos cierto rato en la boca, sentiremos cierto gusto dulce. En principio, estos alimentos que no son dulces nos pueden hacer pensar que no pueden perjudicarnos, pero en realidad sí. Haciendo mención de un estudio, comprobó que "producían la misma cantidad de ácido que una solución sacarosa al 10% (azúcar de mesa)" y no solo eso, sino que además, la formación de ácido duró más tiempo que el azúcar.

COMO PREPARAR AL NIÑO PARA IR AL DENTISTA.


Llega la hora de llevar al pequeño al dentista, crees que hay unos dientes que están moviendo a otro, o no le acaban de caer los de leche, o cualquier otro problema.... pero entonces vienen las preguntas : ¿se lo digo o lo llevo directamente? ¿Le preparo para lo que es y le van ha hacer? ¿Como se lo hago ver?

Lo importante es crear un hábito que perdurará en su edad de adulto, si de pequeño se acostumbra a tener cuidado de su salud bucal, de mayor lo verá algo normal. Para conseguir esto, tienes que convertir la primera visita del niño al dentista en algo divertido y agradable. Antes, puedes contarle que van a ver a alguien que le mirará los dientes y se los limpiará como a los papás.

La mayoría de los dentistas prefieren que, en caso de niños menores de 3 años, el padre o la madre estén presentes durante la visita. Algunos incluso piden a los padres que se sienten en un sillón dental y el niño se siente en las rodillas. Por eso es importante que el niño sepa que siempre va estar acompañado de sus padres.

También puede llevarse al niño al dentista cuando vaya usted, para que se acostumbre al personal, para que lo vayan conociendo y familiarizándose con el gabinete de odontólogos. A medida que los niños crecen, les gusta "ser mayores" y quieren sentarse solos en la silla y mandan a sus padres a la sala de espera. En cada visita, el dentista examinará la boca del niño para detectar los primeros síntomas de caries, mal colocación de la dentadura y otros posibles problemas.

El dentista puede aconsejarle para que su hijo crezca con una dentadura saludable. Por eso es conveniente llevarlo con regularidad.

REMEDIO PARA EL DOLOR DE MUELAS IIª PARTE


Cuando nos sale la muela del juicio y nos produce un fuerte dolor, cuando tenemos las encías inflamadas, cuando sentimos una gran molestia o sensibilidad en los dientes, podemos echar mano a medicamentos que anestesian un poco la zona y nos hacen sentir un alivio rápido. Así podremos esperar el tiempo necesario para ir al dentista que sería aconsejable ir lo más rápido posible.

Hemos visto varios remedios caseros que consiguen aliviar el dolor de una manera rápida y efectiva, un sustituto natural a los anestésicos que podemos comprar. Son ejemplos de ello son la amapola y la aspirina, dos elementos que colocados en la zona del dolor, hacen que este se reduzca.

Existe otro remedio que por su sencillez y fácil preparación conviene tenerlo en cuenta, aunque yo personalmente no lo he probado y no sé como funciona. Consiste en hacer enjuagues bucales con agua con sal.

Cada vaso de agua caliente (tibia más bien) echaremos dos cucharadas de sal. Si el agua está tibia la sal se disuelve mejor. Simplemente tendremos que hacer enjuagues con este preparado y luego tirar el agua. Se supone que el agua con sal desinfecta y que alivia gracias al masaje que se hace con los movimientos del enjuague.

En algunos lugares recomiendan el mismo remedio pero aconsejan que antes de hacer el enjuague con el agua con sal, apliquemos un diente de ajo partido justamente en la zona del dolor. Aunque de primeras ya te digo que escuece un poco.

BLANQUEA TUS DIENTES NATURAL Y DE FORMA SEGURA.


Como hemos visto en anteriores entradas, existe una idea generalizada de que aquellas personas con dientes más blancos, gozan de mayor salud, son más atractivas. Algo de cierto hay en eso, pero de nada sirve el obsesionarnos y emprender un sin fin de tratamientos blanqueantes que, como ya sabemos, pueden acarrear problemas de sensibilidad, de irritación o sangrado e infección,  ya que se abusa de sustancias químicas y abrasivos muy potente.

No obstante, no todas las formas de blanquear los dientes consisten en, de forma artificial, abrasar los dientes, producir un ligero desgaste de la superficie para que podamos ver la parte interior menos manchada. De hecho, el remedio blanqueante que proponemos tiene un efecto contrario, remineralizante,  y produce los mismos o mejores resultados, se trata de la piel de plátano.


La piel de plátano contiene minerales esenciales para la salud dental: potasio y magnesio sobre todo. Estas sustancias imprescindibles son absorbidas por las encía y los dientes, y así conseguimos unos dientes más blancos pero también más fuertes.

¿Cómo se hace?

La idea es comerse medio plátano después de comer y medio antes de acostarse...  Parte de la piel la utilizaremos una vez y la otra parte para la siguiente. La frotaremos después de lavarnos los dientes, por las encías y dientes durante 2 minutos, de modo que le dé tiempo a nuestro organismo a tomar de la piel, los minerales que necesita. Después de esos 2 minutos restregándonos la media piel por los dientes y encías, acabamos con un enjuague intenso simplemente con agua. 

Sé que quien esté a dieta no lo verá del todo bien, pero bueno, el plátano también es bueno para prevenir calambres y remineralizarnos....

ASPIRINA PARA EL DOLOR DE MUELA.

De repente lo que era una pequeña molestia, una sensibilidad sutil en un diente, se vuelve un dolor insoportable. Llamamos al dentista y no nos puede atender inmediatamente, pero queremos que el dolor desaparezca ya!

Cuando nos duele la cabeza, o cualquier otro dolor muscular, muchas veces nos tomamos una aspirina (ácido acetilsalicilico) y se nos pasa. Pues lo mismo podemos hacer para que un dolor de dientes se nos pase de forma rápida... por lo menos así sentiremos un gran alivio.

Para sacar el máximo provecho a la aspirina, debemos utilizar dos. Una nos la tomaremos con un poco de agua para facilitar el paso, la otra nos la colocaremos en la muela que nos duela y esperaremos a que se deshaga. No obstante, si nos es molesto, podemos triturar una y poner unas gotas de agua para producir una pasta que mezclaremos hasta que sea homogenea. Una vez conseguido esto, nos colocaremos la pasta donde nos duela y al rededor. De modo que se vaya absorviendo el ácido acetilsalicilico y el dolor se vaya reduciendo.

No obstante recordamos que esto es un parche y que lo ideal es que un experto de salud dental nos haga una revisión.

Puede que se produzca una molestia al utilizar la aspirina, una quemadura química si eres muy sensible a la aplicación directa.

CARILLAS DE PORCELANA.... una sonrisa perfecta.


Nos damos un golpe y se nos quiebran varios dientes frontales o, tras unos años sin cuidar adecuadamente la higiene dental, observamos un pequeña retracción de las encías que hace que se vean huecos oscuros entre los dientes. Pues bien, para estos dos casos, que pueden ser únicamente un problema estético y no de salud, hay una solución que no conlleva ni grandes costes ni grandes molestias, se tratan de las carillas de porcelana o facetas.

Las carillas son láminas de porcelana muy finas que se colocan sobre el diente para que la sonrisa sea más bella. No tiene ninguna otra función que la estética: no refuerza, ni protegen los dientes donde se colocan... únicamente mejora su imagen.

Dado que únicamente tienen función estética, es sencillo de poner, comparado con las coronas que estas sí deben reforzar o proteger el diente. Con un pequeño raspado de la superficie de diente basta para que la carilla se adhiera para siempre.

Una vez colocadas, el mantenimiento es sencillo. Es muy similar al mantenimientos de nuestros diente. Por ejemplo, debemos cepillarlos con regularidad e ir al dentista, periódicamente para revisar el estado de la carilla y demás dientes. Por supuesto, hay cosas que no debemos hacer, cosas de sentido común que tampoco haríamos aunque no llevásemos las carillas: morder uñas, bolígrafos, romper cáscara de frutos secos, abrir cervezas, y otras cosas que la gente aun hace sin tener en cuenta la integridad de la dentadura.

La verdad es que la colocación de las carillas nos facilitará de manera rápida y fácilmente una sonrisa perfecta. Además, en poco tiempo te acostumbras y es como si no llevaras nada. Así que si quieres una sonrisa bonita, con dientes perfectos, sin huecos entre las encías y de un colo más blanqueado, ya sabes que puedes echar mano a las carillas de porcelana o facetas.

PROTEGE TU ESMALTE, SENSODYNE.

Sé que voy a parecer un anuncio publicitario, pero hoy quiero hablar de un dentífrico que desde hace un año y medio está siendo cada vez más recomendado por los dentistas y médicos especializados en la salud dental.


Con el tiempo, por ejemplo con un cepillado excesivo de cerdas duras, o por la continua agresión de alimentos ácidos, o por el ataque químico de la placa bacteriana, el esmalte que recubre el diente se va desgastando poco a poco y aparece la molesta sensibilidad dental. Recordemos que el esmalte es el material más duro del cuerpo humano y recubre la corona dental para protegerlos de la función abrasiva de la masticación. Si sucede esto, aparece la sensibilidad al frío sobre todo, pero también al calor o a un simple roce. Pero para ayudar a mantener el esmalte protector, podemos echar mano a una pasta de dientes.

La marca comercial a la que me refiero es la Sensodyne Pro-Esmalte. No voy a hablar de su sabor o de su precio, en esto las opiniones varian mucho y van a los dos extremos. Desde gente que le agrada, a gente que le desagrada.

Según se dice en http://www.pmfarma.es/:
Es la única pasta dentífrica que contiene la tecnología patentada Novamin, la misma tecnología que se utiliza en el campo de la regeneración ósea. Este innovador componente de fosfato de calcio permite localizar y reparar las zonas sensibles, utilizando los mismos elementos naturales del diente.

La verdad es que son muchas las personas que de su uso continuado han encontrado una gran mejoría, han vuelto a poder disfrutar de comidas, y de unos dientes sanos. Podríamos decir que es un buen tratamiento preventivo para la sensibilidad y para la aparición de caries.

VITAMINA C Y SANGRADO DE ENCÍAS.

A veces, observamos que por las mañanas, al cepillarnos los dientes, o por un simple roce con la comida, o simplemente al salivar, nuestras encías sangran. Quizá se deba a una infección, a una caries, a la gingivitis o aun peor, a una periodontitis.

Por supuesto, hay que ir al dentista para que evalúe la situación. Mientras tanto, debes saber que muchos de estos sangrados son producto no solo de una higiene deficiente, sino también de una falta de vitamina C en nuestra dieta.

La vitamina C es importantísima para los tejidos de la boca. Por ejemplo, cuando comemos una naranja, ese jugo ácido ya de por sí limpia la boca de bacterias. Luego la vitamina C "inutiliza" los radicales libres. Estos son los causantes del daño celular en las células de huesos, encías y dientes. Además, la vitamina C es un componente indispensable del colágeno, el cemento que une las células. Además de ser esencial para la formación de tendones y huesos. De hecho, solo con la vitamina C, se pueden evitar enfermedades como el escorbuto.

La deficiencia de vitamina C evita la recuperación de las pequeñas heridas haciendo que sangren más tiempo, inflama los tejidos y facilita que estos sufran infecciones. Si la deficiencia es pronunciada, pueden producirse hasta pérdidas de dientes... entre otros.

Por tanto, para que desaparezca el sangrado es conveniente añadir alimentos con vitamina C a nuestra dieta, incluso existen suplementos que funcionan muy bien y con buen sabor. Algunos alimentos con vitamina C son: la guayaba (200 mg/taza) las fresas (95 mg/taza), la papaya (85 mg/taza), el kiwi (70 mg/pieza), la naranja (70 mg/pieza) y el mango (45 mg/taza). En cuanto a verduras, el pimiento crudo -rojo o verde-, el brócoli y la col rizada también son ricos en esta vitamina.

Una forma rápida de acabar con el sangrado de encías, es: en medio vaso de agua echamos media cucharada de sal y un limón exprimido y removemos. No hay que tomarlo, simplemente lo utilizaremos para hacer enjuagues. Hazlo sobre todo antes de acostarte y verás como en pocos días reducirás los sangrados.

LA VERDAD SOBRE EL ENJUAGUE BUCAL.


Siempre nos han aconsejado que parte de la limpieza, de la higiene bucal pasa en terminar el cepillado y el uso del hilo dental, con un buen enjuague bucal. Un ingrediente que por su composición exterminaría todas las bacterias que forman la placa bacteriana o comúnmente conocido como sarro, además de prevenir frente a las caries y el mal aliento. Su estado líquido permitiría que el enjuague penetrara por todos los recovecos y poros a los cuales no podemos acceder con el cepillo y o con el hilo.

Existen enjuagues que podemos hacer en casa como son el enjuague compuesto de agua con un 10% de agua oxigenada, agua con limón o el formado por agua, sal y bicarbonato. Los tres naturales y con cierta capacidad desinfectante y abrasivo.

Pero por lo visto, aunque estos sean efectivos, también tienen su parte negativa. Por ejemplo, el agua oxigenada se sabe que a la larga y con su uso continuado puede abrasar y quemar las encías. También sucede algo parecido con el bicarbonato y la sal y con el limón. La sal y el bicarbonato sódico actúa como un abrasivo que puede blanquearnos los dientes y dar una apariencia de salud dental, pero con el uso, desgasta el esmalte dentario y facilitar la aparición de problemas como caries y roturas.

Entonces, vamos a utilizar los enjuagues que se comercializan. Seguramente pensemos que han sido testados, que se ha comprobado la eficacia y la inocuidad del enjuague. Pero no todos los productos son igual de beneficiosos, estos productos pueden producir ciertos problemas a la larga. En principio hay 3 tipos: sin alcohol, con alcohol y con Clorhexidina (no voy a poner marcas comerciales).

Los enjuagues con Clorhexidina, son muy eficaces. Son tan fuertes (aunque no lo parezca) que se recomienda no utilizarlo durante más de 6 o 7 días. Este producto no se creó para utilizarlo como enjuague bucal comercial, sino para la desinfección de aparatos quirúrgicos o para prevenir la infección tras una cirigía bucal. Suele llevar cierto grado de alcohol.

Los enjuagues con alcohol. Estos dañan las encías. Tenemos que tener en cuenta que el alcohol es muy tóxico, y por eso daña la piel en contacto con esta sustancia.

Así que, recogiendo toda esta información, podemos asegurar que el mejor enjuague bucal es aquel que se comercializa pero sin alcohol, que existe pero que como no he dicho, no voy a poner sus marcas comerciales.

COMO LIMPIAR LA LENGUA Y SU IMPORTANCIA

Una de las partes de la higiene bucal que normalmente se queda un poco olvidada y de la que no se habla es la higiene de la lengua. Tenemos que tener en cuenta que si no nos limpiamos la lengua de vez en cuando (aconsejable una vez al día) quedarán alojadas entre la rugosidad de esta, una enorme cantidad de bacterias que nos producirán problemas como las caries, gingivitis, mal aliento o halitosis, e incluso problemas digestivos e infecciones de garganta. Es tan bueno el beneficio que si te limpias la lengua notarás mejor los sabores de los alimentos.

¿Cómo hay que limpiarse la lengua?

Lo ideal es hacerlo después de lavarse los dientes y expulsando los restos de la lengua hacia afuera, por eso rasparemos desde el interior de la lengua hacia la punta. Una vez retirada la mayor parte de los restos, hay que enjuagarse bien con agua fresca o con un colutorio. Si observas que la lengua toma un tono rojizo, estos nos estará indicando que hemos raspado mucho, o muy fuerte o que no debemos utilizar enjuague bucal sino agua.

¿Con qué puedo limpiar la lengua?

Existen varias posibilidades:

1º-Cepillos dentales. Hay cepillos dentales que cuentan con una superficie rugosa o con acanalamientos que permites el raspado de la lengua.

2º- Raspadores. Existen diferentes modelos y diferentes marcas comerciales. Básicamente consiste en un mango y el raspador.


3º- Hilo dental. Muchos utilizan parte del hilo dental para, además de limpiar las partes de los dientes donde el cepillo no llega, para limpiar la lengua.

4º- Cuchara. Antiguamente se utilizaba una cuchara pequeña boca abajo. Presionandola desde el interior hasta el exterior de la lengua, se extrae fácilmente los restos alojados.


DOLOR DE MUELAS O DENTARIO ¿QUÉ HAGO?

Esta entrada está dedicada a aquellos que, como yo, no vamos lo suficiente al dentista. Que lo vamos dejando y dejando hasta que tenemos ti
empo y ganas. Muchas veces nos esperamos tanto que el dolor se hace insoportable y entonces, lo primero que queremos es que el dentista nos lo quite lo más rápidamente posible. Si no podemos ir por el motivo que sea: estamos de viaje, no tenemos tiempo, no nos viene bien económicamente, el dentista no tiene horas libres, etc... siempre intentamos automedicarnos, un grave error. Pero si no nos queda otra salida, por lo menos vamos a ver unos puntos que nos van a ayudar a aliviar el dolor en la muela.

Aunque son varias las causas del dolor dentario como un origen traumático, un dolor muscular, etc... las principales son dos: Infección y Inflamación. Y en cada caso diferirá un tratamiento de otro, así que conviene saber cuando es una y cuando es otra.


 INFECCIÓN   INFLAMACIÓN 

  • Hinchazón de la cara o la encía.
  • Puede deberse un granito, fístula o  llaga.
  • Al presionar un poco duele mucho.
  • Diente roto, raíz visible o expuesta.
  • Dolor puntual al tomar frío, roce o calor.

  • Dolor persistente al frío y calor.
  • Dolor persistente que aumenta al tomar frío y calor. 
  • Notas como latidos, pulsaciones, y aumentan al acostarte.
  • A veces el dolor se alivia con el frío.
  • El dolor disminuye si te relajas o duermes con la cabeza un poco levantada.
  • Si al apretarte se te pasa el dolor, puede que sea inflamación.

Es posible que la infección pueda desarrollar una inflamación, pero tenemos que tener en cuenta que la infección es la causa. Si tratamos únicamente la inflamación, a los pocos días volverá a aparecer.

Una vez diferenciada la causa del dolor, vamos a ver los medicamentos a utilizar.

Si es una inflamación, de nada sirve tomar antibiótico, siempre que la inflamación no se deba a una infección. En el caso de la inflamación puedes tomar analgésicos antiinflamatorio. 

El Paracetamol hay que descartarlo, no sirve para la inflamación. El ibuprofeno es bastante efectivo, tomado de 400mg cada 6 horas o de 600mg cada 8 horas máximo. El fluribuprofeno es una buena alternativa, de 100mg cada 8 horas. Por lo general el diclofenac no tiene mejor efecto que el ibuprofeno, ya que su ámbito de acción es preferentemente en articulaciones. Y dentro de los medicamentos no peligrosos, lo mas fuerte es el KETOROLAC, que se toman 10mg cada 8 hs pero atención!!! No se debe tomar por mas de 3 días, ya que puede traer problemas renales. Tomarlo SOLO SI DUELE!!

Si el origen del dolor es una infección habrá que tomar un antibiótico. El problema es que los antibióticos necesitan aproximadamente 48 hs antes de empezar a hacer efecto, con lo cual van a necesitar algún analgésico hasta que empiecen a actuar los antibióticos. En general, y por lo que se sabe de las bacterias que causan infecciones en la cavidad bucal, la droga de elección es la AMOXICILINA 500mg, se toma uno cada 8 horas durante 6 días. Es un derivado de la penicilina, así que alérgicos a esa droga, abstenerse. Otra opción es el antibiótico que suelen dar es la Azitromicina y últimamente el Augmentine. 

 RESUMIENDO: 
Lo ideal es ir al dentista u odontólogo. Si no puedes, tienes que saber cual es el origen del dolor dentario. Dependiendo de la causa, debes saber cual será el tratamiento.

Peligros de una infección de muelas.

Aunque no lo creamos, una infección de muela puede dejar de ser una ligera molestia y transformarse en algo más perjudicial que nos acarreará problemas graves de salud.

No tiene por qué pasar siempre, pero cuando sintamos molestias, pinchazos, sensibilidad en la muela, etc... lo conveniente es ir al dentista, ya que si vamos dejando pasar el tiempo, puede que una pequeña infección acabe produciendo molestias que en principio no relacionaríamos con esta.

* El dolor de cabeza es un síntoma muy frecuente que normalmente no se relaciona con la muela infectada, pero son muchas aquellas personas que después de mucho comprobar y visitar a expertos, han descubierto que el dolor de cabeza era un síntoma de una infección en la muela.

* Quizá hayas oído que una infección de muelas puede producir problemas al corazón, pues que no te parezca exagerado. Las infecciones en la boca, por las características de esta (temperatura y alimento para las bacterias) se desarrollan fácilmente. Y si la infección no es tratada, es posible que afecte al corazón, y a otros órganos.

* Puede también que llegue la infección al riego sanguíneo produciendo una fuerte debilidad, mareos, fiebre, dolores, y más.

* Además, puede producir fuertes dolores y mareos si afecta a la zona del oído interno. Una parte de nuestro cuerpo que está relativamente cerca de la muela infectada.

*Hay casos en que una infección de muela pasa desapercibida y no se relaciona con problemas como la caída del cabello. Recientemente se ha dado el caso de un niño al que no paraba de caersele el cabello, y después de muchos tratamientos, únicamente le ha empezado a crecer al eliminar la muela infectada.

* Por último, una causa de la infección es el dolor. Cuando sentimos dolor en una parte de la boca, nuestro cuerpo tratará de evitar morder con la pieza dental infectada. Al no morder adecuadamente se produce una sobrecarga de los músculos del cuello, cráneo, e incluso hombros. Pudiendo producir dolores que en un principio pensaríamos cervicales posturales y que realmente tendrían el orígen en infección de muela.

Son más los problemas y molestias que pueden producir una simple infección de muelas. Así que ya sabes, si tienes una infección de muelas, no te demores en acudir al dentista para ver el tratamiento a seguir. 

El efecto del tabaco sobre las encías.

Cada vez fuma menos gente. Las políticas de "establecimientos libres de humo" que cada vez se están dando  cada vez más hacen que la gente se plantee dejar de fumar o por lo menos fumar menos. Recuerdo que cuando fumaba e iba al dentista este me aconsejaba que dejara de fumar... pero, ¿por qué lo decía? Pues bien, después de mucho mirar por ahí y de buscar información, os voy a
enseñar la actividad tan perjudicial que produce el tabaco sobre nuestra salud dental y sobre nuestro aspecto.

Básicamente, los efectos que produce el tabaco sobre las encías son:

La nicotina tiene un efecto vasocontrictor que perjudica la circulación sanguínea. Cuando al fumar sentimos que la nicotina se adhiere a la carne de las encías, al impedir la óptima circulación sanguínea, esta impidiendo también que las células reciban los nutrientes y el oxígeno necesario para sobrevivir. Además también impide que con el aporte nuevo de sangre llegue anticuerpos cuya función sería combatir la placa bacteriana.

Además, fumar hace que tengamos la boca más seca, que produzcamos menos cantidad de saliva. Como sabemos, la saliva tiene un efecto beneficioso para la salud bucal. Alcaliniza la zona y destruye la placa bacteriana. Si producimos menos saliva, favorecemos la proliferación de bacterias causantes de las caries y también del mal aliento. 

Por último, el tabaco tiene venenos industriales como la nicotina y otros tóxicos como bencenos. Estos productos tan tóxicos aumentan la inflamación de las encías. Algo contraproducente cuando sufrimos sangrado de encías, gingivitis o periodontitis.

Efectos estéticos

Quien fuma tiene siempre un aliento con un olor agrio típico de la eliminación, a través de los pulmones, de la nicotina y otros venenos.

Estudios recientes han demostrado que aquellas personas que fuman tienen en general mayores posibilidades de desarrollar enfermedades dentales bucales. Esto se traduce en perdidas de dientes, putrefacción de estos, retracción de encías, cánceres bucales, llagas, dientes manchados, etc...

Así que ya sabes, si eres fumador, sabes que si lo dejas vas a recuperar otra parte más de salud. Tu salud bucal. Desaparecerá el mal aliento, las manchas, las futuras pérdidas de dientes y la posibilidad de cáncer de boca.

CHICLES PARA LAS CARIES.

Los anunciantes de chicles ya sabían esto y lo han explotado en sus spots publicitarios para vender más y más chicles. Los chicles, siempre que sean sin azúcar, ayudan a combatir las bacterias que producen las caries y el sarro de varias formas diferentes a la vez:

Primeramente, al masticar chicles nuestro cuerpo produce mayor cantidad de saliva. La saliva es un antibacteriano natural que ayuda a regular el Ph de la boca y combate los ácidos producidos por las bacterias al metabolizar los carbohidratos que se quedan alojados entre los dientes después de las comidas.
Estos ácidos destruyen el esmalte dentario.
Además, tiene una capacidad remineralizante que recubrirá y fortalecerá el esmalte dental.

Además, los chicles sin azúcar  tienen un producto llamado Xilitol que combate el mal aliento y el sangrado de las encías. Tampoco sirve como "alimento" para las bacterias que producen las caries.

Por otra parte, el chicle junto con la saliva sirve como material de arrastre de alimentos que puedan haber quedado entre los dientes. Por supuesto, no sirve como sustituto de un buen cepillado y el uso de la seda dental, pero siempre podemos comer un chicle si nos encontramos en algún lugar que no podemos cepillarnos los dientes después de comer algo.

Hace pocos años que se están fabricando chicles especiales para eliminar las bacterias causantes de las caries y del mal aliento. En algunos se consigue mediante productos "bios" que regulan el Ph y en otros se consigue añadiendo una bacteria "buena" que se alimenta de las bacterias que originan las enfermedades bucodentales.

Por todo eso, es recomendable comer un chicle después de aquellas comidas en las que no podemos cepillarnos los dientes.

ES MALO CHUPARSE EL DEDO?

El hábito de chuparse los dedos es la continuidad de un movimiento innato que tienen los recién nacidos, el movimiento de mamar, de succionar. Hay varias explicaciones psicológicas: que si es el bebé se chupa el dedo como cierto modo de relajarse, de evitar la ira, de recordar la seguridad de la madre, etc... pero hablar de eso sería meternos en un tema muy largo que no vamos a desarrollar en un blog de salud dental. Lo que sí importa es saber de verdad si chuparse el dedo es un hábito malo para la buena formación de los dientes.

La respuesta es que sí. Este hábito de chuparse el dedo, puede alargarse en el tiempo, superando las barreras de los 5 años y en algunos casos la de los 12. Si su hijo/a se chupa el dedo tiene que tener en cuenta que esto puede producirle problemas dentales, deformaciones en el paladar y también en las encías. 

El movimiento de succión va empujando el paladar hacia arriba, deformándolo y conviertiéndolo en lo que se conoce como paladar ojival.

Otro de los defectos comunes que se observa, es la mala colocación de los dientes que tienden a deformarse hacia delante (como se observa en la imagen). Si los dientes no cierran bien, esto provocará problemas de masticación, desgaste excesivo de algunos dientes y molestias en la mandíbula. E incluso a la hora de hablar, concretamente al pronunciar ciertas letras.

Para evitar el problema conviene que los padres ayuden de forma directa y constante al niño a partir de los 3 o 4 años. Deben recompensar las mejoras y los esfuerzos que realice. En algunos casos, puedes trabajar conjuntamente con la profesora para que entre todos, se pueda eliminar ese hábito. 

UN REMEDIO PARA EL DOLOR DE MUELAS.



Cualquiera que sufra un dolor de muelas sabe que lo primero que quiere que pase es el dolor. Y mientras va al dentista para apañarle, puede echar mano a varios remedios caseros (pasta de dientes, ajo, clavo,...) o a medicamentos (norotil, ibuprofeno, aspirina, etc..). Así que hoy os voy a mostrar un remedio más que puede complementar a los otros, haciendo así que el efecto sea efectivo.

El dolor, tiene una parte subjetiva, una parte que puede reducirse si sabemos como. En este caso, vamos a reducir el dolor masajeando un punto de acupuntura que recibe el nombre de Punto Hoku. Este punto se encuentra en la mano, en la unión en forma de V entre el dedo índice y el pulgar. Podemos verlo en la imagen.

Este punto tiene cierta relación con el dolor. De hecho, un estudio Canadiense ha comprobado que si se masajea es fácil reducir el dolor hasta en un 50% ( es bastante).

Así que ya sabes, mientras te hacen efecto los remedios, mientras esperas a aliviar el dolor con algún medicamento, puedes practicar esta sencilla técnica que complementará a otros remedios y que te ayudará a eliminar el dolor de muelas... no obstante, aunque encuentres mejoría, no demores la visita al dentista o médico especialista.

¿Cuándo llevar a mi hijo al dentista? Y caries infantiles.

Los dentistas pediatras aconsejan llevarlo desde que aparece el primer diente, y se debe hacer una revisión completa entre 1 y 2 años, cuando ya tienen la dentadura completa. Si se controla desde el principio y con las medidas preventivas la salud dental estará asegurada.

Desde que aparece la dentadura, aunque sea de leche, debe revisarse. Los dientes de leche, aun sabiendo que van a durar poco tiempo, tienen una gran importancia para el desarrollo del bebé, por ejemplo: para hablar, para masticar o servir de guía para los dientes definitivos.
Hay que tener en cuenta que los dientes de leche no son tan resistentes como los finales. Y es más fácil que se produzcan caries. Si se producen caries en los dientes de leche, estas pueden producir el mismo dolor que las caries que podemos tener los adultos.

Otro motivo por el que debes acudir al dentista, es cuando observamos algún desperfecto, un diente roto, algún diente de color diferente, torcido, etc...

Algunos consejos:

  • Puedes limpiarle las encías y dientes con una gasa húmeda.
  • También puedes empezar a cepillarle los dientes con un cepillo de cerdas suaves. A partir de 5 o 6 años ya puede cepillarse los dientes solos con un poco de vigilancia. Sobre todo para que escupa la pasta después de lavarse los dientes.
  • Desde los primeros años, puedes enseñarle a practicar enjuagues con agua.
  • Para evitar caries y si al bebé le gusta dormir con el biberón, es mejor que lo rellenes de agua. Si lo rellenas de leche o zumo, estos contienen azucares que facilitarán la aparición de caries.


Periimplantitis, cuando el implante no funciona correctamente.


Si tienes problema con los implantes dentales, si se te inflama la encía, se te mueve el implante, te sangra la encía o dolor y sensibilidad en el implante, es posible que estés padeciendo una periimplantitis. Una enfermedad inflamatoria, relacionada con la periodontitis y que se estima sufre 1 de cada 4 pacientes. Esta inflamación se localiza alrededor del hueso que mantiene fijo el implante. Como la periodontitis es causada por una infección bacteriana. Y la destrucción del hueso que sostiene el implante pone en riesgo la sujeción del implante.

 Entre los motivos que empeoran o causan la periimplantitis, podemos encontrar:

  • Una enfermedad periodontal no curada en el momento del implante. 
  • El tabaco 
  • Mala o falta de higiene bucal 
  • Alcoholismo 
  • Diabetes 
  • Influencia genética. 


  El tratamiento consiste primero en saber la causa principal y una vez detectada, actuar sobre ella. Se aconseja dejar el tabaco y el alcohol. Dos vasoconstrictores que impiden el aporte local de sangre a las partes afectadas y por tanto reduce el aporte de oxigeno, nutrientes y células defensivas contra los agentes patógenos de la placa bacteriana.

7 trucos para blanquear los dientes.


1º- Coloca bicarbonato sódico en la pasta de dientes o sencillamente sobre el cepillo de dientes, luego lávate los dientes y enjuaga después.

2º- Otro abrasivo natural que ayuda a eliminar la placa dental es la sal. Lávate los dientes colocando la sal sobre el cepillo dental.

3º- Otra forma de blanquear los dientes de forma natural pero que tarda un poco más es hacer enjuagues con agua y limón.

4º- Mastica perejil, ademas conserva fresco el aliento.

5º- Otra planta para blanquear los dientes es la salvia. Mastica o frótala por los dientes antes de acostarte.

6º- Tritura una fresa y coloca la pasta sobre el cepillo de dientes. Con esa pasta lávate los dientes durante 3 minutos. Luego enjuágate bien.

7º- Enjuágate con agua y unas gotitas de agua oxigenada (o lávate con cepillo de dientes con agua oxigenada). No te lo tragues e intenta que pase por todas las partes de los dientes. Luego enjuágate bien.

Todos estos trucos, ayudan a blanquear los dientes, pero tienen un efecto afrasivo, ya sea mecánico o químico, así que no conviene abusar mucho de ellos.

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...