Mostrando entradas con la etiqueta De gingivitis a periodontitis.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta De gingivitis a periodontitis.. Mostrar todas las entradas

VITAMINA C Y SANGRADO DE ENCÍAS.

A veces, observamos que por las mañanas, al cepillarnos los dientes, o por un simple roce con la comida, o simplemente al salivar, nuestras encías sangran. Quizá se deba a una infección, a una caries, a la gingivitis o aun peor, a una periodontitis.

Por supuesto, hay que ir al dentista para que evalúe la situación. Mientras tanto, debes saber que muchos de estos sangrados son producto no solo de una higiene deficiente, sino también de una falta de vitamina C en nuestra dieta.

La vitamina C es importantísima para los tejidos de la boca. Por ejemplo, cuando comemos una naranja, ese jugo ácido ya de por sí limpia la boca de bacterias. Luego la vitamina C "inutiliza" los radicales libres. Estos son los causantes del daño celular en las células de huesos, encías y dientes. Además, la vitamina C es un componente indispensable del colágeno, el cemento que une las células. Además de ser esencial para la formación de tendones y huesos. De hecho, solo con la vitamina C, se pueden evitar enfermedades como el escorbuto.

La deficiencia de vitamina C evita la recuperación de las pequeñas heridas haciendo que sangren más tiempo, inflama los tejidos y facilita que estos sufran infecciones. Si la deficiencia es pronunciada, pueden producirse hasta pérdidas de dientes... entre otros.

Por tanto, para que desaparezca el sangrado es conveniente añadir alimentos con vitamina C a nuestra dieta, incluso existen suplementos que funcionan muy bien y con buen sabor. Algunos alimentos con vitamina C son: la guayaba (200 mg/taza) las fresas (95 mg/taza), la papaya (85 mg/taza), el kiwi (70 mg/pieza), la naranja (70 mg/pieza) y el mango (45 mg/taza). En cuanto a verduras, el pimiento crudo -rojo o verde-, el brócoli y la col rizada también son ricos en esta vitamina.

Una forma rápida de acabar con el sangrado de encías, es: en medio vaso de agua echamos media cucharada de sal y un limón exprimido y removemos. No hay que tomarlo, simplemente lo utilizaremos para hacer enjuagues. Hazlo sobre todo antes de acostarte y verás como en pocos días reducirás los sangrados.

Tratamiento para las encías sangrantes o inflamadas.

Las encías enrojecidas, las encías inflamadas o sangrantes pueden ser síntomas de gingivitis o peropdontitis. Pueden sangrar de forma espontánea o al cepillarlas, escupir o comer algún alimento. Progresivamente se van despegando de los dientes. Esto permite que la flora bacteriana bucal contacte con el hueso que soporta los dientes, provocando la destrucción o incluso la pérdida del diente.

El tratamiento para las encías sangrantes consta de 3 etapas:

Desinflamatoria- se elimina la placa bacteriana, con lo que se conoce "raspado radicular" o comunmente una limpieza. Es una forma de que la encía se adhiere al diente. En algunos casos se necesitan algunas sesiones acompañadas de hábitos de limpiezas adecuados que se deberán incorporal a tu rutina de higiene bucal.

Microcirugía- esto es en los casos más avanzados, con más pérdida ósea, es necesario manipular la encía, y descontaminar las raíces dentales donde se han adherido las bacterias. Si fuera necesario se aplicarían técnicas de recuperación ósea, para recuperar parte del hueso perdido.

Seguimiento- es la parte preventiva para evitar la reinfección. Hay que hacer limpiezas cada cierto tiempo para eliminar los primeros depósitos de placa bacteriana acumuladas entre los dientes y las encías.

Aunque esto puede parecer molesto y costoso, merece la pena. Las personas que sean constantes en este programa de seguimiento conseguirán, posiblemente, conservar sus dientes toda la vida, aunque tengan Periodontitis o una piorrea avanzada.

Encía sana - gingivitis - periodontitis.

El paso de una encía sana a otra dañada con la Periodontitis, y los problemas que produce esta enfermedad, es un proceso más o menos lento pero que debemos tener en cuenta y fijarnos para tomar las medidas adecuadas de protección.


Encías sanas.

Las encías sanas, tienen un color rosado pálido y no deben sangrar. Está adherida al diente que se encuentra firmemento anclado al hueso de la mandíbula superior e inferior.


Gingivitis.

La primera etapa de las enfermedades de las encías es la gingivitis, cuyos principales síntomas so  la inflamación y el sangrado de estas.


  1. Inflamación y enrojecimiento de la encía.
  2. Sangrado de la encía.
  3. Y sobre todo, este proceso es REVERSIBLE.


Controlar la progresión de la gingivitis es muy importante para evitar su evolución hacia periodontitis, infección profunda de las encías, que se caracteriza por la progresiva pérdida de las estructuras que sujetan el diente, y puede provocar la pérdida de piezas dentales.

Periodontitis.


  1. Progresión de una gingivitis mal tratada.
  2. Provoca la pérdida del diente.
  3. Afecta a la salud general.
  4. Y aunque se puede ralentizar, es IRREVERSIBLE.
¿Te gustaría saber cual es el tratamiento para la periodontitis?

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...