Mostrando entradas con la etiqueta caries.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta caries.. Mostrar todas las entradas

AZUCAR, CARBOHIDRATOS Y CARIES.



La incidencia del azúcar en la aparición de las caries es bien sabido por todos. No obstante, en la última década, el consumo de azúcar se ha mantenido estable mientras el número de caries se ha reducido. Esto se debe, según los expertos, a una mayor conciencia de salud dental. La higiene dentaria (cepillarse los dientes, colutorios, seda dental, etc) ha hecho su efecto y, ahora podemos decir, que gracias a esta el efecto del azúcar se ha reducido notablemente. No obstante, otros factores como la disminución del tabaquismo y una alimentación cada vez más saludable, también ayudan a evitar y combatir la aparición de caries.

¿Cómo actual el azúcar?

Muchos de alimentos que tomamos tienen azúcar, algunos alimentos son salados pero también llevan azúcar. Normalmente, el azucar tiende a adherirse a los dientes. Si muerdes un caramelo (por ejemplo) verás que este se queda pegado en los dientes. A medida que más tiempo se queden en los dientes, mayor será la producción de ácidos y, cuando sucede esto, los restos de azúcar adheridos sirven de alimento para las bacterias alojadas en la boca. Cuando estas bacterias metabolizan el azúcar, segregan un compuesto ácido que corroe el esmalte del diente y que con el tiempo llega a provocar caries.

¿Pasa lo mismo con hidratos de carbono de cadena larga (almidón)?

Alimentos como el arroz, como el pan o como las pastas, puede que en principio no nos parezcan dulces, pero si los mantenemos cierto rato en la boca, sentiremos cierto gusto dulce. En principio, estos alimentos que no son dulces nos pueden hacer pensar que no pueden perjudicarnos, pero en realidad sí. Haciendo mención de un estudio, comprobó que "producían la misma cantidad de ácido que una solución sacarosa al 10% (azúcar de mesa)" y no solo eso, sino que además, la formación de ácido duró más tiempo que el azúcar.

COMO PREPARAR AL NIÑO PARA IR AL DENTISTA.


Llega la hora de llevar al pequeño al dentista, crees que hay unos dientes que están moviendo a otro, o no le acaban de caer los de leche, o cualquier otro problema.... pero entonces vienen las preguntas : ¿se lo digo o lo llevo directamente? ¿Le preparo para lo que es y le van ha hacer? ¿Como se lo hago ver?

Lo importante es crear un hábito que perdurará en su edad de adulto, si de pequeño se acostumbra a tener cuidado de su salud bucal, de mayor lo verá algo normal. Para conseguir esto, tienes que convertir la primera visita del niño al dentista en algo divertido y agradable. Antes, puedes contarle que van a ver a alguien que le mirará los dientes y se los limpiará como a los papás.

La mayoría de los dentistas prefieren que, en caso de niños menores de 3 años, el padre o la madre estén presentes durante la visita. Algunos incluso piden a los padres que se sienten en un sillón dental y el niño se siente en las rodillas. Por eso es importante que el niño sepa que siempre va estar acompañado de sus padres.

También puede llevarse al niño al dentista cuando vaya usted, para que se acostumbre al personal, para que lo vayan conociendo y familiarizándose con el gabinete de odontólogos. A medida que los niños crecen, les gusta "ser mayores" y quieren sentarse solos en la silla y mandan a sus padres a la sala de espera. En cada visita, el dentista examinará la boca del niño para detectar los primeros síntomas de caries, mal colocación de la dentadura y otros posibles problemas.

El dentista puede aconsejarle para que su hijo crezca con una dentadura saludable. Por eso es conveniente llevarlo con regularidad.

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...