Sobre la ortodoncia.

Cuando existen problemas derivados de una mala posición de los dientes (ENLACE), casi siempre se acude a la ortodoncia, que no es más que un sencillo aparato que aplica fuerzas a los dientes para desplazarlos a su posición correcta.  La ortodoncia se basa en el principio de reabsorción y formación ósea alrededor de los dientes para que sigan siendo estables. Existen varios tipos para elegir y con características diferentes:

Ortodoncia tipo "Brackets". Cada bracket es una pieza de metal pequeña que se pega al diente. Se le acopla un alambre que se va tensando y va desplazando el diente hacia donde deseemos. Hay brackets de colores y transparentes.
Para que no sea visible, el bracket puede aplicarse en la parte interna del diente (se llama ortodoncia lingual) pero este método, aunque más estético, es de una utilización más compleja que el más común.
Imagen extraída de dentalclinic.


Ortodoncia tipo extraíble o removibles. Un aparato extraíble que se apoya en la encía y el paladar, que lleva unos alambres o gomas que fuerzan a los dientes a desplazarse. Tiene la ventaja de poder sacarla y limpiar la ortodoncia y la boca de una manera más sencilla.



Ortodoncia invisible... que también es extraíble y de la que ya hablamos ( ENLACE). Es una especie de funda de resina transparente que, colocada produce una tensión determinada a los dientes, desplazando estos. Esta funda se va cambiando a medida que se mueven los dientes. Es un método cada vez más utilizado, pero por sus características se utiliza en problemas de mala posición leves, ya que no tiene tanto margen de movimiento como por ejemplo los brackets.


Hipersensibilidad dental.

La sensibilidad dental se produce cuando se nota en los cambios de temperatura, especialmente a las bebidas frías, y se debe a la presencia de caries, a la exposición de la raíz dentaria, dañada, la encía retraída e incluso a tras tratamientos de blanqueamiento y no tiene la protección del esmalte que tiene la corona.

El desgaste de los dientes, por apretamiento o por cepillado agresivo, impacto o un cepillado agresivo, también puede provocar hipersensibilidad térmica y/o hipersensibilidad al rozamiento, y productos ácidos como los cítricos.

Algunas soluciones dependiendo del origen.

Si es por caries. 
Es necesario realizar un empaste para curar y proteger la raíz dentaria. Así desaparecerán las molestias a los cambios de temperatura.

Si es por exposición de las raíces dentarias por desgaste.
Se tratan de aplicar un barniz especial para proteger el diente. Se fija con láser o luz ultravioleta. Este tratamiento se repite a lo largo de varias sesiones, y debe complementado con una buena higiene oral diaria y con la utilización de dentífricos y colutorios específicos. En este caso de hipersensibilidad leve, el uso en su domicilio de estos productos es el único tratamiento necesario. Si la retracción de la encía es muy grave, quizá debe realizarse un injerto de encía para recubrir la raíz.

Problemas derivados de una mal posición dentaria.

La falta de espacio en los maxilares produce que en algunos casos los dientes no quepan correctamente alineados, por lo que se amontonan o salen hacia el paladar o hacia el labio. Esto conlleva ciertos problemas, veamos:

1º- Dolor. Especialmente en los terceros molares (muela del juicio), que comprimen el molar vecino y el hueso mandibular al querer salir y no poder  por su mala inclinación.

2º- Conservación. El contacto de los dientes, al trabajar con ejes anormales, dificulta su mantenimiento en la boca, produce sobrecarga y acelera el proceso de la pérdida de algunos dientes.

3º- Masticación. Los dientes mal encajados entorpecen la trituración de los alimentos.

4º- Fonación. En algunos casos, los espacios anómalos entre dientes dificultan la pronunciación de ciertos sonidos.

5º- Estéticos. La falta de alineación, los dientes separados, apiñados, encías desniveladas o dientes que sobresalen nos impiden lucir una bonita sonrisa.

Generalmente, para solucionar los problemas de la malposición dentaria se echa mano de la ortodoncia.

En qué consiste el tratamiento para la periodontitis?

Como ya hemos dicho, la periodontitis es una gengivitis grave, mal tratada o no tratada. Llegados a este punto, la enfermedad es irreversible, aunque gracias a los cuidados y tratamientos del profesional, podemos llegar a mantenerla a raya. ¿Y en qué consiste el tratamiento para la periodontitis?

Para el tratamiento de la periodontitis: el dentista en la clínica elimina las bacterias mediante intrumental específico, que permite eliminar la placa y el cálculo dental de las encías y los dientes (raspado y pulido). En casos graves, puede ser necesario también una cirugía periodontal.

Este tratamiento es imprescindible y el más eficaz para la eliminación de las bacterias, aunque estas, con el tiempo suelen volver a parecer. Para retrasar esto, lo mejor es un tratamiento de continuidad en casa con un cepillado adecuado, utilización de hilo dental y de antisépticos específicos.

Para la efectividad del tratamiento para evitar la periodontitis y sus causas (sangrado de encías, pérdida de diente,... ) se deben respetar las visitas programadas por el odontólogo. No debemos confiarnos por pereza o por pasar un rato un tanto incómodo.

Remedios de la botica para el dolor de muelas: la amapola

Infusión de amapola
Los pétalos de amapola poseen una acción sedante que los hace recomendables en caso de insomnio pero también, para el dolor de muelas.
Es importante saber que de las amapolas sólo se pueden usar los pétalos, nunca los frutos, que contienen gran cantidad de alcaloides y pueden resultar tóxicos. Además, debe evitarse tomar amapola durante el embarazo o la lactancia y no debe suministrarse a niños pequeños.

Ingredientes
1 cucharada de pétalos secos de amapola
1 vaso de agua

Preparación
Llevar el agua a ebullición, retirarla del fuego, añadir los pétalos de amapola y dejarlo reposar unos minutos. Colarlo a continuación.

Uso
Tomar una taza antes de ir a dormir en caso de insomnio o 2 o 3 durante el día en caso de dolor de muelas.

Cuales son las causas de la periodontitis y la gingivitis?

Ir a la causa del problema es encontrar la solución. Y en muchos casos la periodontitis o gingivitis es un proceso que se ha producido por alguna causa que se nos ha pasado por alto o no le dábamos la importancia que tenía. Si el dentista nos comunica que tenemos periodontitis, no debemos echarnos al suelo de rodillas y suplicar que nos salve, no vamos a morir (no hay que ser alarmistas porque ahora con la tecnología que hay todo esto tiene solución). Veamos las causas más comunes de la periodontitis o gingivitis y intentemos solucionarlas.

1º- Normalmente la primera causa es la falta de higiene. Una limpieza ineficaz o escasa hace que nos dejemos restos que facilitarán la formación de placa en zonas difíciles de llegar.

2º- Beber alcohol y sobre todo fumar es otra causa que produce la gingivitis... aunque realicemos la limpieza de la boca de manera eficiente. Estos productos tóxicos tienen la propiedad de atacar la parte externa de las encías e impide que la sangre (con sus anticuerpos) llegue a todas partes.

3º- Cambios hormonales en las niñas y mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se hagan más sensibles facilitando así el desarrollo de la gingivitis.

4º- Enfermedades y sus tratamientos y especialmente la diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas, la enfermedad de las encías.

5º- Medicamentos. Hay cientos de medicamentos tanto de receta médica como los que se pueden comprar sin receta, que pueden reducir el flujo de la saliva. La saliva sirve para proteger la boca y si no se tiene suficiente, la boca queda susceptible a infecciones como la enfermedad de las encías. Hay algunos medicamentos que pueden hacer que el tejido de las encías crezca más de lo normal. Esto dificulta mantener las encías limpias.

6º- Genética. Algunas personas son más propensas que otras a tener un caso grave de la enfermedad de las encías.

Algunos remedios para el sangrado de las encía.

Ya vimos la causa y el porqué se producían los sangrados de encías (enlaces). Ahora vamos a ver algunos remedios naturales y caseros que nos van a ayudar a evitar sangrados posteriores. Veamos:

1º- El primer remedio es lavar los dientes con el líquidos resultante de cocer vino con ceniza de vid, debes enjuagarte la boca como si fuera un colutorio bucal.

2º- El rábano es una hortaliza con muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud, frotando sobre los dientes y las encías además de combatir el dolor es útil cuando las encías sangran.

3º- Cocer cola de caballo a razón de un puñado por litro durante 5 minutos a fuego lento y tapafo. Dejar reposar 5 minutos. Colar. Hacer enjuagues de boca.

4º- Enjuague con zumo de flores de saúco.

5º- Masticar granos de trigo con agua hasta formar una pasta en la boca.

6º- Otro buen remedio es preparar una mezcla de partes iguales de bicarbonato de sodio y agua oxigenada y luego cepíllese bien con el cepillo de dientes. Sobre todo alrededor de la línea de las encías.

Hay alimentos como la manzana o el queso, que también ayudan a evitar el sangrado de encías.

Información extraída de http://www.ecoaldea.com/



ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...