PROTEGE TU ESMALTE, SENSODYNE.

Sé que voy a parecer un anuncio publicitario, pero hoy quiero hablar de un dentífrico que desde hace un año y medio está siendo cada vez más recomendado por los dentistas y médicos especializados en la salud dental.


Con el tiempo, por ejemplo con un cepillado excesivo de cerdas duras, o por la continua agresión de alimentos ácidos, o por el ataque químico de la placa bacteriana, el esmalte que recubre el diente se va desgastando poco a poco y aparece la molesta sensibilidad dental. Recordemos que el esmalte es el material más duro del cuerpo humano y recubre la corona dental para protegerlos de la función abrasiva de la masticación. Si sucede esto, aparece la sensibilidad al frío sobre todo, pero también al calor o a un simple roce. Pero para ayudar a mantener el esmalte protector, podemos echar mano a una pasta de dientes.

La marca comercial a la que me refiero es la Sensodyne Pro-Esmalte. No voy a hablar de su sabor o de su precio, en esto las opiniones varian mucho y van a los dos extremos. Desde gente que le agrada, a gente que le desagrada.

Según se dice en http://www.pmfarma.es/:
Es la única pasta dentífrica que contiene la tecnología patentada Novamin, la misma tecnología que se utiliza en el campo de la regeneración ósea. Este innovador componente de fosfato de calcio permite localizar y reparar las zonas sensibles, utilizando los mismos elementos naturales del diente.

La verdad es que son muchas las personas que de su uso continuado han encontrado una gran mejoría, han vuelto a poder disfrutar de comidas, y de unos dientes sanos. Podríamos decir que es un buen tratamiento preventivo para la sensibilidad y para la aparición de caries.

VITAMINA C Y SANGRADO DE ENCÍAS.

A veces, observamos que por las mañanas, al cepillarnos los dientes, o por un simple roce con la comida, o simplemente al salivar, nuestras encías sangran. Quizá se deba a una infección, a una caries, a la gingivitis o aun peor, a una periodontitis.

Por supuesto, hay que ir al dentista para que evalúe la situación. Mientras tanto, debes saber que muchos de estos sangrados son producto no solo de una higiene deficiente, sino también de una falta de vitamina C en nuestra dieta.

La vitamina C es importantísima para los tejidos de la boca. Por ejemplo, cuando comemos una naranja, ese jugo ácido ya de por sí limpia la boca de bacterias. Luego la vitamina C "inutiliza" los radicales libres. Estos son los causantes del daño celular en las células de huesos, encías y dientes. Además, la vitamina C es un componente indispensable del colágeno, el cemento que une las células. Además de ser esencial para la formación de tendones y huesos. De hecho, solo con la vitamina C, se pueden evitar enfermedades como el escorbuto.

La deficiencia de vitamina C evita la recuperación de las pequeñas heridas haciendo que sangren más tiempo, inflama los tejidos y facilita que estos sufran infecciones. Si la deficiencia es pronunciada, pueden producirse hasta pérdidas de dientes... entre otros.

Por tanto, para que desaparezca el sangrado es conveniente añadir alimentos con vitamina C a nuestra dieta, incluso existen suplementos que funcionan muy bien y con buen sabor. Algunos alimentos con vitamina C son: la guayaba (200 mg/taza) las fresas (95 mg/taza), la papaya (85 mg/taza), el kiwi (70 mg/pieza), la naranja (70 mg/pieza) y el mango (45 mg/taza). En cuanto a verduras, el pimiento crudo -rojo o verde-, el brócoli y la col rizada también son ricos en esta vitamina.

Una forma rápida de acabar con el sangrado de encías, es: en medio vaso de agua echamos media cucharada de sal y un limón exprimido y removemos. No hay que tomarlo, simplemente lo utilizaremos para hacer enjuagues. Hazlo sobre todo antes de acostarte y verás como en pocos días reducirás los sangrados.

LA VERDAD SOBRE EL ENJUAGUE BUCAL.


Siempre nos han aconsejado que parte de la limpieza, de la higiene bucal pasa en terminar el cepillado y el uso del hilo dental, con un buen enjuague bucal. Un ingrediente que por su composición exterminaría todas las bacterias que forman la placa bacteriana o comúnmente conocido como sarro, además de prevenir frente a las caries y el mal aliento. Su estado líquido permitiría que el enjuague penetrara por todos los recovecos y poros a los cuales no podemos acceder con el cepillo y o con el hilo.

Existen enjuagues que podemos hacer en casa como son el enjuague compuesto de agua con un 10% de agua oxigenada, agua con limón o el formado por agua, sal y bicarbonato. Los tres naturales y con cierta capacidad desinfectante y abrasivo.

Pero por lo visto, aunque estos sean efectivos, también tienen su parte negativa. Por ejemplo, el agua oxigenada se sabe que a la larga y con su uso continuado puede abrasar y quemar las encías. También sucede algo parecido con el bicarbonato y la sal y con el limón. La sal y el bicarbonato sódico actúa como un abrasivo que puede blanquearnos los dientes y dar una apariencia de salud dental, pero con el uso, desgasta el esmalte dentario y facilitar la aparición de problemas como caries y roturas.

Entonces, vamos a utilizar los enjuagues que se comercializan. Seguramente pensemos que han sido testados, que se ha comprobado la eficacia y la inocuidad del enjuague. Pero no todos los productos son igual de beneficiosos, estos productos pueden producir ciertos problemas a la larga. En principio hay 3 tipos: sin alcohol, con alcohol y con Clorhexidina (no voy a poner marcas comerciales).

Los enjuagues con Clorhexidina, son muy eficaces. Son tan fuertes (aunque no lo parezca) que se recomienda no utilizarlo durante más de 6 o 7 días. Este producto no se creó para utilizarlo como enjuague bucal comercial, sino para la desinfección de aparatos quirúrgicos o para prevenir la infección tras una cirigía bucal. Suele llevar cierto grado de alcohol.

Los enjuagues con alcohol. Estos dañan las encías. Tenemos que tener en cuenta que el alcohol es muy tóxico, y por eso daña la piel en contacto con esta sustancia.

Así que, recogiendo toda esta información, podemos asegurar que el mejor enjuague bucal es aquel que se comercializa pero sin alcohol, que existe pero que como no he dicho, no voy a poner sus marcas comerciales.

COMO LIMPIAR LA LENGUA Y SU IMPORTANCIA

Una de las partes de la higiene bucal que normalmente se queda un poco olvidada y de la que no se habla es la higiene de la lengua. Tenemos que tener en cuenta que si no nos limpiamos la lengua de vez en cuando (aconsejable una vez al día) quedarán alojadas entre la rugosidad de esta, una enorme cantidad de bacterias que nos producirán problemas como las caries, gingivitis, mal aliento o halitosis, e incluso problemas digestivos e infecciones de garganta. Es tan bueno el beneficio que si te limpias la lengua notarás mejor los sabores de los alimentos.

¿Cómo hay que limpiarse la lengua?

Lo ideal es hacerlo después de lavarse los dientes y expulsando los restos de la lengua hacia afuera, por eso rasparemos desde el interior de la lengua hacia la punta. Una vez retirada la mayor parte de los restos, hay que enjuagarse bien con agua fresca o con un colutorio. Si observas que la lengua toma un tono rojizo, estos nos estará indicando que hemos raspado mucho, o muy fuerte o que no debemos utilizar enjuague bucal sino agua.

¿Con qué puedo limpiar la lengua?

Existen varias posibilidades:

1º-Cepillos dentales. Hay cepillos dentales que cuentan con una superficie rugosa o con acanalamientos que permites el raspado de la lengua.

2º- Raspadores. Existen diferentes modelos y diferentes marcas comerciales. Básicamente consiste en un mango y el raspador.


3º- Hilo dental. Muchos utilizan parte del hilo dental para, además de limpiar las partes de los dientes donde el cepillo no llega, para limpiar la lengua.

4º- Cuchara. Antiguamente se utilizaba una cuchara pequeña boca abajo. Presionandola desde el interior hasta el exterior de la lengua, se extrae fácilmente los restos alojados.


DOLOR DE MUELAS O DENTARIO ¿QUÉ HAGO?

Esta entrada está dedicada a aquellos que, como yo, no vamos lo suficiente al dentista. Que lo vamos dejando y dejando hasta que tenemos ti
empo y ganas. Muchas veces nos esperamos tanto que el dolor se hace insoportable y entonces, lo primero que queremos es que el dentista nos lo quite lo más rápidamente posible. Si no podemos ir por el motivo que sea: estamos de viaje, no tenemos tiempo, no nos viene bien económicamente, el dentista no tiene horas libres, etc... siempre intentamos automedicarnos, un grave error. Pero si no nos queda otra salida, por lo menos vamos a ver unos puntos que nos van a ayudar a aliviar el dolor en la muela.

Aunque son varias las causas del dolor dentario como un origen traumático, un dolor muscular, etc... las principales son dos: Infección y Inflamación. Y en cada caso diferirá un tratamiento de otro, así que conviene saber cuando es una y cuando es otra.


 INFECCIÓN   INFLAMACIÓN 

  • Hinchazón de la cara o la encía.
  • Puede deberse un granito, fístula o  llaga.
  • Al presionar un poco duele mucho.
  • Diente roto, raíz visible o expuesta.
  • Dolor puntual al tomar frío, roce o calor.

  • Dolor persistente al frío y calor.
  • Dolor persistente que aumenta al tomar frío y calor. 
  • Notas como latidos, pulsaciones, y aumentan al acostarte.
  • A veces el dolor se alivia con el frío.
  • El dolor disminuye si te relajas o duermes con la cabeza un poco levantada.
  • Si al apretarte se te pasa el dolor, puede que sea inflamación.

Es posible que la infección pueda desarrollar una inflamación, pero tenemos que tener en cuenta que la infección es la causa. Si tratamos únicamente la inflamación, a los pocos días volverá a aparecer.

Una vez diferenciada la causa del dolor, vamos a ver los medicamentos a utilizar.

Si es una inflamación, de nada sirve tomar antibiótico, siempre que la inflamación no se deba a una infección. En el caso de la inflamación puedes tomar analgésicos antiinflamatorio. 

El Paracetamol hay que descartarlo, no sirve para la inflamación. El ibuprofeno es bastante efectivo, tomado de 400mg cada 6 horas o de 600mg cada 8 horas máximo. El fluribuprofeno es una buena alternativa, de 100mg cada 8 horas. Por lo general el diclofenac no tiene mejor efecto que el ibuprofeno, ya que su ámbito de acción es preferentemente en articulaciones. Y dentro de los medicamentos no peligrosos, lo mas fuerte es el KETOROLAC, que se toman 10mg cada 8 hs pero atención!!! No se debe tomar por mas de 3 días, ya que puede traer problemas renales. Tomarlo SOLO SI DUELE!!

Si el origen del dolor es una infección habrá que tomar un antibiótico. El problema es que los antibióticos necesitan aproximadamente 48 hs antes de empezar a hacer efecto, con lo cual van a necesitar algún analgésico hasta que empiecen a actuar los antibióticos. En general, y por lo que se sabe de las bacterias que causan infecciones en la cavidad bucal, la droga de elección es la AMOXICILINA 500mg, se toma uno cada 8 horas durante 6 días. Es un derivado de la penicilina, así que alérgicos a esa droga, abstenerse. Otra opción es el antibiótico que suelen dar es la Azitromicina y últimamente el Augmentine. 

 RESUMIENDO: 
Lo ideal es ir al dentista u odontólogo. Si no puedes, tienes que saber cual es el origen del dolor dentario. Dependiendo de la causa, debes saber cual será el tratamiento.

Peligros de una infección de muelas.

Aunque no lo creamos, una infección de muela puede dejar de ser una ligera molestia y transformarse en algo más perjudicial que nos acarreará problemas graves de salud.

No tiene por qué pasar siempre, pero cuando sintamos molestias, pinchazos, sensibilidad en la muela, etc... lo conveniente es ir al dentista, ya que si vamos dejando pasar el tiempo, puede que una pequeña infección acabe produciendo molestias que en principio no relacionaríamos con esta.

* El dolor de cabeza es un síntoma muy frecuente que normalmente no se relaciona con la muela infectada, pero son muchas aquellas personas que después de mucho comprobar y visitar a expertos, han descubierto que el dolor de cabeza era un síntoma de una infección en la muela.

* Quizá hayas oído que una infección de muelas puede producir problemas al corazón, pues que no te parezca exagerado. Las infecciones en la boca, por las características de esta (temperatura y alimento para las bacterias) se desarrollan fácilmente. Y si la infección no es tratada, es posible que afecte al corazón, y a otros órganos.

* Puede también que llegue la infección al riego sanguíneo produciendo una fuerte debilidad, mareos, fiebre, dolores, y más.

* Además, puede producir fuertes dolores y mareos si afecta a la zona del oído interno. Una parte de nuestro cuerpo que está relativamente cerca de la muela infectada.

*Hay casos en que una infección de muela pasa desapercibida y no se relaciona con problemas como la caída del cabello. Recientemente se ha dado el caso de un niño al que no paraba de caersele el cabello, y después de muchos tratamientos, únicamente le ha empezado a crecer al eliminar la muela infectada.

* Por último, una causa de la infección es el dolor. Cuando sentimos dolor en una parte de la boca, nuestro cuerpo tratará de evitar morder con la pieza dental infectada. Al no morder adecuadamente se produce una sobrecarga de los músculos del cuello, cráneo, e incluso hombros. Pudiendo producir dolores que en un principio pensaríamos cervicales posturales y que realmente tendrían el orígen en infección de muela.

Son más los problemas y molestias que pueden producir una simple infección de muelas. Así que ya sabes, si tienes una infección de muelas, no te demores en acudir al dentista para ver el tratamiento a seguir. 

El efecto del tabaco sobre las encías.

Cada vez fuma menos gente. Las políticas de "establecimientos libres de humo" que cada vez se están dando  cada vez más hacen que la gente se plantee dejar de fumar o por lo menos fumar menos. Recuerdo que cuando fumaba e iba al dentista este me aconsejaba que dejara de fumar... pero, ¿por qué lo decía? Pues bien, después de mucho mirar por ahí y de buscar información, os voy a
enseñar la actividad tan perjudicial que produce el tabaco sobre nuestra salud dental y sobre nuestro aspecto.

Básicamente, los efectos que produce el tabaco sobre las encías son:

La nicotina tiene un efecto vasocontrictor que perjudica la circulación sanguínea. Cuando al fumar sentimos que la nicotina se adhiere a la carne de las encías, al impedir la óptima circulación sanguínea, esta impidiendo también que las células reciban los nutrientes y el oxígeno necesario para sobrevivir. Además también impide que con el aporte nuevo de sangre llegue anticuerpos cuya función sería combatir la placa bacteriana.

Además, fumar hace que tengamos la boca más seca, que produzcamos menos cantidad de saliva. Como sabemos, la saliva tiene un efecto beneficioso para la salud bucal. Alcaliniza la zona y destruye la placa bacteriana. Si producimos menos saliva, favorecemos la proliferación de bacterias causantes de las caries y también del mal aliento. 

Por último, el tabaco tiene venenos industriales como la nicotina y otros tóxicos como bencenos. Estos productos tan tóxicos aumentan la inflamación de las encías. Algo contraproducente cuando sufrimos sangrado de encías, gingivitis o periodontitis.

Efectos estéticos

Quien fuma tiene siempre un aliento con un olor agrio típico de la eliminación, a través de los pulmones, de la nicotina y otros venenos.

Estudios recientes han demostrado que aquellas personas que fuman tienen en general mayores posibilidades de desarrollar enfermedades dentales bucales. Esto se traduce en perdidas de dientes, putrefacción de estos, retracción de encías, cánceres bucales, llagas, dientes manchados, etc...

Así que ya sabes, si eres fumador, sabes que si lo dejas vas a recuperar otra parte más de salud. Tu salud bucal. Desaparecerá el mal aliento, las manchas, las futuras pérdidas de dientes y la posibilidad de cáncer de boca.

ACEITE DE COCO PARA LAS CARIES.

Las caries se producen por un gran número de bacterias alojadas en nuestra cavidad bucal que metabolizan los carbohidratos y en el pro...